cartas a desconocidos

Cartas a desconocidos
 
Yo soy yo
Yo soy otro
 
“Yo no soy nadie. ¿Quién eres tú?”. Dickinson.
“Cual asomado a otro”. Maillard.
 
Resulta cuando menos peripatético que febrero -este mes tan frío y enfermizo- sea el mes del amor.
 
Mordemos -como en un descenso- la montaña de la vida que gira dando vértigos. Vértigos y mareos no solo pueden ser un problema de cervicales, se trata más bien de un problema irresoluble de cansancio y descreimiento sobre un proyecto par para filamentos impares. La vida es intransferible, mano suave, solo un hálito.
 
Yo soy yo dentro de mis límites.
Yo soy otro desde el frontón triangular que rebaja los mareos, mueve la brisa de la pequeña felicidad.
 
Anuncios