Tiempo y silencio

 

Centrípeta, centrífuga, la turbiedad de la vida nos tritura, absorbe y lleva (despedaza) con un vértigo deshumanizado. Tiempo y silencio.
Anuncios

3

 

1,2,3

Helenacomite, tres veces perezosa, y tres veces sentenciosa.

He dejado de leer completamente en los últimos meses, quizá un año entero. Cualquier tipo de libro, libros gordos, conspicuos, sesudos, redundantes. No me ocurre lo mismo con la poesía. Abro cualquier libro de poemas y es un bálsamo para mi sensibilidad.

Me propuse un pequeño reto este verano: releer completos: Pedro Páramo, Cien años de soledad y El Hombre sin atributos, I, II. Dos sobre tres. No está nada mal. Pereza, pereza, pereza. Indolencia es más sutil y elegante.

🙂