Nos hicimos mayores… sin remedio

En años anteriores nos hicimos mayores, como todo el mundo. Se acabó la sensación de rapto y juventud eterna y despreocupada, ya para siempre. Ahora tocan los zumos del reuma, la hora de la pastilla, las cataratas, el colesterol, el azúcar, la tensión arterial, los huesos fósiles…en serio, ahora toca la resignación con esta desdicha peculiar que es intentar sobrevivir.

 

Anuncios