Tiempo de silencio, sosiego, y espera

 

CUANDO DESPIERTEN
Trata de conservarlas, poeta,
aunque pocas sean aquellas que se retienen.
Las visiones de tu deseo.
Ponlas, medio escondidas, entre tus frases.
Trata de asirlas, poeta,
cuando despierten en tu pensamiento,
de noche o al fulgor del mediodía.
***
Ponlas, medio escondidas, entre tus frases.
Trata de asirlas, poeta,
cuando despierten en tu pensamiento,
de noche o al fulgor del mediodía.

 

(C.P. Cavafis, “Poesía completa”. Traducción: Juan Manuel Macías. Pre-Textos 2015). Un gran poeta y filólogo.
A mi edad, el instinto y naturaleza del deseo son casi irreconocibles.
Pero la poesía -átavica- compensa esta falta de visión y aprehensión.
Tiempo de silencio, sosiego y espera del deseo de vida.

***

deseo

Del lat. desidium.

1. m. Movimiento afectivo hacia algo que se apetece.
RAE
Anuncios