Agenda

 

 

Compré en agosto el libro de Esperanza López Parada “Las veces” (editorial, Pretextos) con el propósito de meditar largo y tendido sobre el asunto de fondo que da pie a los poemas. Sin embargo no he conseguido hacerlo. Abro las tapas, leo un poema, lo guardo una y otra vez en la bolsa de la librería Espasa Calpe donde lo adquirí, lo dejo sobre la mesa y aún no lo he leído al completo ni con deleite o sosiego. Es un magnífico libro. Deduzco a mi pesar y con cierta lucidez que no tengo agenda.

La agenda es un préstamo paupérrimo de la vida. ¿Pero, es un préstamo la vida?. Parece que lo es, para no tener agenda.

 

Anuncios