Aperos y bastones de la calamidad

Una calamidad íntima

_contemplada en su pretérito tránsito_

Que no disemine lujuria de centro o extremo, ni paladee una mecánica vaga, excavada en demasía y prófuga del frío, ni sea calco finible de la efímera posición que nunca tuvimos antes de conocernos.

Útil, de serrín, la calamidad tumba en la otredad la palanca del miedo, el hierro de la espera, el cuarto que atusa la noche siempre con retraso en una sábana que limita su desaparición, su orden de telar hasta el fin de la calamidad.

 

Anuncios

No saber cuando

 

μέλας μέλας, μέλαινα, μέλαν

 

Melancolia, melas, melaina
***

 

Prenuncia mi galería

-su bordón –

Abre mis arcones

Enturbia mi luz

Con recuerdos

Pero no monta

Ánimos gozosos en las órdenes

-Mías orillas-

da vueltas, inminente, aciaga

despide figuras

como la muerte

 

 

Tutores de antaño

http://www.abc.es/cultura/abci-descubren-tumba-guerrero-micenico-senor-anillos-hace-3500-anos-201610042210_noticia.html

 

 

Los tutores escolares de antaño nos recomendaban muy encarecidamente no estudiar carreras muertas (calcificadas) y sí en cambio carreras vivas (casch y prestigio curricular con mucho adorno).

Pensaban que estudiar ajuares funerarios, restos arqueológicos, etc…nos volvería diletantes, perezosos, inútiles, azar estéril.

Pero, por el discurrir del tiempo y por edad, hemos topado todos con un centro sagrado de salud localizado en la tumba del guerrero del grifo, porque da igual morir, si se conserva el cuerpo y otros restos, puede ser hallado su vestigio. Lo cual me hace plantearme dudas sobre el borrado de huellas sobre la tierra que significa todo intento por desaparecer, en el cual creo.

 

 

Estropicio

Palabra bonita donde las haya…estropicio…
José Luis García Martín
Profesor de Literatura en Universidad de Oviedo
Su blog, ya mencionado en otras ocasiones:
http://cafearcadia.blogspot.com.es
—-
Muro de Facebook del citado, hoy:
“Paseando por la playa solitaria, una de mis ocupaciones favoritas, me encontré con el diablo de las tentaciones disfrazado de sulfuroso surfero.
––¿Qué quieres a cambio de tu alma? Puedo devolverte a los veinte años, para que de nuevo disfrutes cabalgando sobre las olas.
––A los veinte años yo solo cabalgaba sobre los libros y era más solitario que ahora.
––Puedo hacerte rico.
––Tengo todo el dinero que necesito y unos pocos euros más para dejar como propina.
––Pues dime cuál es tu más secreto deseo, yo puedo satisfacerlo a cambio solo de tu alma.
–-Quiero que arregles el estropicio del Partido Socialista.
–-Ay, hijo mío, eso está por encima de mis posibilidades, eso no lo arregla ni Dios.
Y así salvé mi alma.”
Es difícil dejar de comentar algo sobre este asunto, el golpe de estado de la casta, partirle la cara y las piernas a PS, y la égloga moderna, muy tiznada y sucia, sobre la traición y la deslealtad humanas. Para este viaje no hacían falta tantas alforjas. A quienes alguna vez votamos en el pasado a este partido se nos han quitado las ganas de contemporizar con los traidores. A SD le viene demasiado grande la sede de Madrid y la política nacional.